Procesionaria, un peligro real para los perros